sábado, mayo 25, 2024
spot_img

A medida que la Tierra se calienta, emergen más sequías repentinas

Más Leídas

El Día de la Tierra se celebra desde 1970 para concientizar sobre los problemas ambientales de nuestro planeta y uno de los fenómenos extremos potenciados por el cambio climático son las sequías, que se definen por períodos de tiempo con un déficit hídrico persistente, que pueden causar impactos devastadores en las economías y los entornos regionales, así como en la salud humana.

Se originan principalmente a partir de la variabilidad climática interna a gran escala, en la que las conexiones océano-atmósfera asociadas con fenómenos como El Niño, juegan un papel fundamental en su formación y persistencia en escala y en el tiempo, en años y décadas.

El cambio climático está haciendo que las sequías sean más rápidas y más furiosas, especialmente un tipo específico de veloz desarrollo impulsado por el calor que toma a los agricultores por sorpresa, según acaba de informar un nuevo estudio publicado en la revista Science.

La investigación encontró que las sequías se desencadenan más rápido. Pero también mostró que un tipo inesperado especial y particularmente desagradable, que los expertos denominaron “sequías repentinas”, está dejando una huella de destrucción de cultivos cada vez mayor.

Se presenta solo en la temporada de crecimiento, principalmente en verano, pero también en primavera y otoño, y “es un efecto insidioso porque no solo es causado por la falta de lluvia o nieve que está detrás de una sequía típica de inicio lento”, dijeron hidrólogos y meteorólogos en su documento.

Lo que sucede es que el aire se calienta de tal modo y se seca tanto que absorbe el agua de las plantas y el suelo. Es la creciente sed de la atmósfera, un tema muy relevante en un clima más cálido.

El término sequía repentina se acuñó alrededor del año 2000, pero realmente se comenzó a utilizar más popularmente en 2012, cuando un fenómeno de este tenor golpeó el centro de los Estados Unidos y generó pérdidas por $30 mil millones de dólares, una de las peores sequías desde la década de 1930, según cita el estudio.

“Debido a que ocurre muy, muy rápido, la ciencia comenzó a enfocarse en este nuevo fenómeno. Para 2012, en realidad la sequía se desarrolló en una condición muy severa en solo un mes” afirmó el autor principal del estudio, Xing Yuan, decano de la Escuela de Hidrología y Recursos Hídricos de la Universidad de Ciencia y Tecnología de la Información de Nanjing en China.

Velocidad y fruición

La mayor parte de la cuenca del río Yangtze de China se vio afectada el verano pasado por una sequía repentina que se desarrolló en solo 30 días debido a las altas temperaturas, “lo que también provocó incendios forestales. Partes del río se secaron y hubo escasez de energía en el sur de China porque la energía hidroeléctrica no funcionaba. Se desarrolló muy rápido, por lo que no se tiene suficiente tiempo para prepararse” señaló Yuan.

”Otra sequía repentina ocurrió en el sureste de los EEUU en 2016 y fue un factor en los devastadores incendios forestales en Gatlinburg, Tennessee”, recordó Jason Otkin, coautor del estudio y científico atmosférico de la Universidad de Wisconsin, Madison.Yuan, Otkin y su equipo de investigación analizaron las sequías, qué tan rápido ocurrieron y de qué tipo fueron, en todo el mundo desde 1951 y descubrieron que las repentinas ocurren con mayor frecuencia en casi las tres cuartas partes de las regiones climáticas del mundo.

También encontraron sequías de todo tipo que se producen a velocidad. Aunque no pudieron cuantificar cuánto más rápido debido a la variabilidad en lugares y tiempos, Yuan dijo que “sería justo decir que las sequías están ocurriendo en semanas más concentradas que antes. Algunos de los mayores aumentos en las sequías repentinas se han producido en Europa y Australia. Los expertos externos señalaron que el Amazonas es propenso a ellos. Tenemos que prestar atención a este fenómeno porque está aumentando”.

El equipo de Yuan también usó simulaciones por computadora, tanto con el peor de los casos de calentamiento como con un fenómeno más moderado, y proyectó que la proporción de sequías repentinas aumentará en un mundo más cálido y las sequías seguirán ocurriendo más rápido.

Por definición, las sequías repentinas, debido a que resultan de los bajos niveles de humedad del suelo, son especialmente malas para la agricultura. El problema es que ha habido una vieja forma de pensar que tenemos meses o años antes de que tengamos que preocuparnos por la sequía. Disipar esa noción es una de las recomendaciones de los especialistas para que los agricultores, ganaderos, proveedores de agua municipales y plantas hidroeléctricas elaboren planes de contingencia. Por ejemplo, los agricultores y ganaderos deben saber qué tan susceptibles son a la sequía y tener planes alternativos para plantar o buscar alimento.

“En el futuro, se prevé que este fenómeno se extienda a gran parte de las áreas terrestres, con mayores aumentos en escenarios de peores emisiones”, concluyó Yuan. De la presente investigación también formaron parte Yumiao Wang, Peng Ji, Peili Wu, Justin Sheffield y Jason A. Otkin.

spot_img

Temas relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

ULTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img