domingo, mayo 19, 2024
spot_img

Misiones registró un crecimiento en la producción de yerba mate y té de origen orgánico y se afianza en la sostenibilidad productiva

Más Leídas

Cada año, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) publica un documento detallando la situación de la producción orgánica en Argentina, y en este contexto, se destaca el estado de Misiones como un actor clave en la escena orgánica nacional.

Según los últimos datos disponibles, los establecimientos con certificación orgánica en Misiones representan aproximadamente el 3,2% del total nacional. Esta provincia se ha destacado en la producción de cultivos industriales, con la yerba mate y el té a la cabeza. La superficie cosechada, certificada y bajo seguimiento en Misiones equivale al 0,1% del total del país y se distribuye en 17 municipios.

Actualmente, Misiones cuenta con 41 establecimientos certificados, entre los cuales se incluyen 4 cooperativas agrícolas, una fundación y una Escuela de la Familia Agrícola (EFA). De estos, 36 se dedican a la producción de yerba mate y 9 al cultivo de té. Además, la provincia alberga 13 molinos yerbateros certificados y 9 establecimientos dedicados a la elaboración de té, según datos recopilados hasta diciembre de 2022.

La producción orgánica de Misiones no se limita al mercado nacional; de hecho, gran parte de su producción se exporta a países de todo el mundo. Sus principales destinos de exportación incluyen la Unión Europea (con Alemania, Austria, Francia, Grecia, Finlandia y Suiza como principales compradores en el caso de la yerba mate) y otros países como Estados Unidos, Reino Unido, Países Bajos, Canadá y Brasil en el caso del té.

El año 2022 marcó un hito en la evolución de la producción orgánica en Misiones. Aunque la superficie certificada y cosechada apenas registró un leve aumento, lo que realmente sobresalió fue el aumento en la exportación y el consumo interno de yerba mate, con un incremento del 112% y un 38%, respectivamente. Este notable aumento se atribuye a la creciente demanda de productos orgánicos, el auge del comercio electrónico que facilita la relación entre consumidores y productores, y la incorporación de nuevos yerbales al proceso de certificación.

A día de hoy, la superficie certificada en Misiones alcanza las 3.619 hectáreas, lo que representa un aumento sostenido en comparación con las 3.131 hectáreas registradas en 2019. Además, se estima que en la provincia existen 2.191 hectáreas en transición o bajo seguimiento, lo que significa que en pocos años se sumarán a la producción orgánica, consolidando aún más la posición de Misiones en el mapa de la producción orgánica argentina.

El futuro de la producción orgánica en Misiones se presenta prometedor, con un crecimiento constante que responde a la creciente demanda de alimentos más saludables y sostenibles tanto a nivel nacional como internacional. Esta tendencia no solo beneficia a los productores locales sino que también contribuye a la preservación del entorno y al fomento de prácticas agrícolas más respetuosas con el medio ambiente.

Qué es la producción orgánica y cómo se aplica en Argentina

 

En Argentina, la producción orgánica ha encontrado un sólido respaldo en la Ley Nacional N° 27.127, que establece un marco legal para esta práctica agrícola sostenible. Esta ley define la producción orgánica como «un sistema de producción sostenible que promueve el cuidado ambiental, mediante el fortalecimiento de la biodiversidad y la actividad biótica del suelo». Se fundamenta en el uso mínimo de insumos externos, excluyendo el uso de fertilizantes y plaguicidas sintéticos, así como la manipulación genética. En su lugar, se aplican métodos que buscan evitar la contaminación del aire, suelo y agua.

Uno de los elementos clave de la producción orgánica es la certificación, que agrega valor al producto y lo distingue por su calidad orgánica, tanto a nivel nacional como en el mercado internacional. Este sistema de producción se enfoca en la preservación del ambiente, los recursos naturales y la salud de las personas, incluyendo a trabajadores y consumidores, mientras se promueve la biodiversidad.

La Ley establece un sistema de certificación que otorga autoridad exclusiva al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA). El SENASA es el organismo encargado de habilitar y auditar a las empresas autorizadas a certificar en la República Argentina. Cuatro entidades certificadoras, a saber, OIA, LETIS, ECOCERT y FOOD SAFETY, desempeñan un papel fundamental en este proceso.

Además de regular la actividad, la Ley de Producción Orgánica crea la Comisión Asesora para la Producción Orgánica, que está presidida por la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca del Ministerio de Economía de la Nación. Esta comisión cuenta con la participación de representantes de múltiples gobiernos provinciales, SENASA, CFI, INTA, INTI, INASE, Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI), Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Consejo Federal de Inversiones (CFI), universidades nacionales, diversos Ministerios Nacionales, el Movimiento Argentino para la Producción Orgánica (MAPO) y la Cámara Argentina de Certificadoras de Alimentos, Productos Orgánicos y Afines (CACER).

Esta legislación no solo brinda un marco legal para la producción orgánica en Argentina, sino que también promueve la cooperación entre diversas instituciones y actores, tanto a nivel nacional como provincial, para garantizar la integridad y el desarrollo sostenible de esta importante cadena productiva. En un mundo que valora cada vez más la sostenibilidad y la calidad de los alimentos, la producción orgánica en Argentina se erige como un ejemplo de compromiso con el cuidado ambiental y la calidad.

spot_img

Temas relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

ULTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img