lunes, abril 22, 2024
spot_img

Anticipan que el fenómeno de la Niña cederá, dando paso a una temporada neutral cálida

Más Leídas

Climatólogos aseguran que no habrá un triple golpe de déficit hídrico, sino que se producirá una transición hacia condiciones favorables para la producción agropecuaria. ¿Qué sucederá con La Niña?

El temor de un nuevo período de escasez de agua que podría dar un golpe letal sobre los cultivos de verano se disipa. Pronósticos difundidos por las instituciones más reconocidas en materia climática adelantan que no habrá un tercer episodio consecutivo del fenómeno de La Niña, caracterizado por la falta de lluvias, sino una transición hacia una fase Neutral Cálida, y se reducirán gradualmente los vientos polares.

De esta manera, se producirá una transición desde la sequía severa de las temporadas 2020/2021 y 2021/2022 hacia condiciones más benignas en 2023/2024. A lo largo de este proceso “el sistema climático continuará mostrando perturbaciones de entidad, haciendo necesario un manejo riguroso y el uso de la tecnología disponible”, advirtió el Ing. Agr. Eduardo Sierra, especialista en Agroclimatología de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

Según detalló Sierra, el invierno comenzó en un estado Neutral Frío, con una anomalía térmica de -0,8 °C, finalizando en un estado de Niña Débil, con una anomalía térmica de 1,0 °C, a lo que se unieron vientos polares extremadamente fuertes, que exacerbaron el fenómeno, causando amplias extensiones de sequía y un régimen térmico con frecuentes e intensas heladas.

Luego, la primavera se presentó Neutral Fría y, de acuerdo con lo que anticipó la BCBA, tendrá una reactivación tardía de La Niña que alcanzará su mayor intensidad hacia mediados de noviembre. El anticiclón del Brasil continuará incrementando gradualmente su capacidad de hacer llegar humedad hacia el interior del Cono Sur, aportando lluvias a la región oriental del Paraguay, el sur del Brasil, el este de la región del Chaco Argentino, la Mesopotamia, la mayor parte del centro y el este de la región pampeana y el Uruguay, llevando las reservas de humedad de los suelos en un nivel adecuado, aunque el proceso será muy irregular.

Las áreas que reciben humedad desde la cuenca amazónica, como Bolivia, el noroeste, Cuyo, el Chaco Paraguayo, el oeste de la región del Chaco Argentino y el oeste de la región pampeana comenzarán gradualmente a recibir precipitaciones, que incrementarán las reservas de humedad de los suelos, pero el proceso recién se completará hacia el inicio del verano.

La buena noticia es que el fenómeno irá cediendo hacia mitad de diciembre para dar por terminado el largo reinado de La Niña, mientras que los vientos polares irán en disminución, reduciendo su aporte a la severidad del proceso.

Por eso, tal como adelantó la BCBA, el verano experimentará un progresivo calentamiento, pasando de Neutral Frío al comienzo del proceso, a un Neutral Absoluto al final de la estación. Mientras que el otoño del año próximo estará dentro del rango Neutral Cálido, siendo probable que los vientos polares se mantengan en su rango normal. “De mantenerse esta tendencia, podría arribarse a un estado de El Niño hacia la primavera de 2023”, indicaron desde la entidad.

spot_img

Temas relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

ULTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img